La principal consulta que se nos hace sobre  la perdida de peso desde la Relajación Mental Activa (RMA) es como lo trabajamos.

Me gustaría partir de que esto no es algo mágico. Nosotros no podemos perder peso por ti, y aunque nuestro compromiso es del 100% en que consigamos los cambios necesarios, por tu parte tienes que poner por lo menos el 101%.

Dicho esto:

La base principal en la que nos basamos es tratar el hambre emocional de diferentes formas. Porque el problema no esta realmente en seguir una dieta y perder peso… ¡eso normalmente funciona siempre!, el problema nos viene a la hora de conseguir cambiar nuestros hábitos respecto a la alimentación y todas las asociaciones mentales que tenemos sobre ella y que nos impiden de todas todas adelgazar, seguir un plan de alimentación adecuado o controlar nuestros excesos.

Desde la RMA, optamos en primer lugar por trabajar el hambre emocional. Esas situaciones en las que nos encontramos mal de ánimo, estresados, preocupados, etc. y ¡lo mejor que se nos ocurre es comer!…  porque tenemos asociado que comer es un premio

Eso a lo que nos lleva es a que, cuando tenemos alguna de estas situaciones aparece ese monstruíto zampa-todo nos lanzamos como desesperados sobre lo primero que pillamos. ¡Y normalmente no es una zanahoria o unas hojas de lechuga ¿Verdad?!

 

Por otra parte en muchas ocasiones tenemos muchas ideas negativas sobre el hecho de perder peso e incluso sobre nosotros mismos y eso puede bloquearnos totalmente al emprender ese desafío. Dudamos de que vayamos a conseguirlo o incluso tenemos ganancias secundarias al no perder peso que nos boicotean continuamente.

Mediante técnicas de control emocional incluidas en la RMA lo que buscamos en primer lugar es justamente eliminar todo esto, de forma que entonces podemos modificar lo que necesitamos, adquirimos hábitos de alimentación más sanos y aprendemos a utilizar las herramientas adecuadas para conseguir esos cambios . Después actuamos sobre nuestras costumbres de forma que consigamos controlar las sensaciones en nuestro cuerpo y adecuarlas  a esos cambios tanto de forma física como, principalmente, mental.

Eso conjuntamente con unas pequeñas indicaciones sobre la alimentación normalmente nos lleva al éxito.

En próximas publicaciones os contaremos algunas cositas sobre la alimentación y sobre como llevar a cabo ese control emocional de la comida.

Un saludo.